Por Somos Malasaña

“Hay una violencia de baja intensidad, quizá a veces solo verbal pero que por eso, precisamente, pasa más desapercibida y es igualmente grave y peligrosa”. Con estas palabras el concejal de Centro, Jorge García Castaño, explica la necesidad de una campaña contra el machismo nocturno que ha comenzado este fin de semana en los bares del corazón de Madrid.

 Imagen de la campaña "La calle y la noche también son nuestras. por un Madrid libre de violencias machistas. AYUNTAMIENTO DE MADRID


Imagen de la campaña “La calle y la noche también son nuestras. Por un Madrid libre de violencias machistas.”
AYUNTAMIENTO DE MADRID

La calle y la noche también son nuestras. Por un Madrid libre de violencias machistas es una campaña que busca visibilizar este machismo que todavía perdura, a juicio del Ayuntamiento, en los bares de copas.  “Se dan a veces en los locales de ocio nocturnos, son comportamientos que cuestionan a veces la presencia de mujeres, solas o acompañadas, en este tipo de locales”, añade García Castaño. “Hay que recuperar para las mujeres aquellos espacios en los que a veces se cuestiona su presencia y que son, por otra parte, donde más habitualmente se producen este tipo de situaciones de violencia machista contra ellas”, añade.

La campaña consiste básicamente en información y en la colocación de pegatinas y carteles en los locales nocturnos. Sus dinamizadores se pasarán local a local durante las próximas semanas y explicarán qué actitudes pueden ser consideradas machistas y por qué hay que ponerles freno. El local colaborador podrá lucir después una pegatina que lo acredite como espacio libre de violencias machistas (ver imagen de la izquierda).

¿Hay machismo en la noche de Malasaña?

La campaña se desarrollará en los locales de todo el distrito Centro, también en los de Malasaña, no caracterizados especialmente por escándalos machistas en las últimas épocas. En los locales del barrio tampoco se han generalizado actitudes de discriminación de género como permitir la entrada libre a chicas o regalarles copas para aumentar su proporción en los locales de ocio.